Logo Patagonia.png

Lago Monreal - Trekking Cerro Castillo

De Wikiexplora
Saltar a: navegación, buscar


Cerros al Sur del primer portezuelo

Caminata que desde Lago Monreal intercepta el Sendero Del Trekking de Cerro Castillo

Mapa de la ruta

Logo Patagonia.png

Cuadro Resumen (editar)
Actividad Trekking
Ubicación Chile, Coyhaique
Belleza Impresionante
Atractivos Vistas panorámicas, Bosque, Fauna atractiva, Río, Formación Geológica, Cascada, Parque Nacional
Duración 3 días
Exigencia física 12.4 dopihoras
Sendero Tramos sin sendero
Señalización Insuficiente
Infraestructura Inexistente
Topología Cruce
Desniveles +1486, -1308
Distancia (k) 39
(*) Tener en cuenta que hubo desvíos para evitar nieve, sin ellos la distancia debe ser un poco menos
Altitud media 975
Habilidades No requiere
Primer autor Marta Angarita
Descargar KMZ/GPX Debes registrarte para descargar. Formulario es BREVISIMO
Para ver estos botones debes registrarte. Toma 30 segundos: es un formulario minusculo, de solo 3 campos obligatorios.


Lago Monreal Travesía Cerro Castillo
Bifurcación entre el Mirador del Lago paloma y el Trekking de Cerro Castillo
Cascada debajo del paso del estero posterior al mirador
Lago Azul desde la ruta
Cerro que se rodea por la izquierda en el tramo sin sendero
Pampa a la que se accede después de rodear el Cerro de la foto anterior, posible campamento 1
LLegando al primer portezuelo
Valle del río al que se debe llegar, alcanzando el punto límite de la vegetación. Vista desde el primer portezuelo
Río principal después de bajar por el bosque sin sendero
Cascada que se observa desde el bosque, en el sector que obliga a rodearlas
Primera visión saliendo de la vegetación rumbo el portezuelo dos
Saltos del río subiendo por el valle rumbo el segundo portezuelo
Vista al Suroeste desde el segundo portezuelo
Valle del Río Turbio desde el rodeo que se dio descendiendo el segundo portezelo
Cascada sobre la que se cruza el estero para ingresar al bosque en el último tramo
Cascada en el arroyo donde desaparece parcialmente el camino maderero
Cerros al Oeste desde el ultimo tramo de la ruta
Cerros al Suroeste desde la senda maderera

Descripción General

Una caminata muy interesante y completa que sigue el trazado del antiguo "Sendero de Chile", proyecto lamentablemente hoy abandonado. El recorrido parte del Lago Monreal siguiendo senderos bastante definidos hasta poco después del Mirador Lago Paloma. Viene entonces un tramo bastante largo en el cual la erosión eliminó parte del antiguo paso, por lo cual no hay ninguna senda y debe improvisarse el recorrido por cerros y bosques. Aunque es un poco incómodo de transitar, no hay ningún paso muy complicado ni sitios demasiado expuestos. Superado este trayecto se vuelve a reencontrar la senda bien señalizada y casi siempre demarcada, que termina interceptando el conocido Trekking Cerro Castillo.

La mayor parte de la ruta transcurre por el Parque Nacional Cerro Castillo, bajo hermosos bosques o bien por valles rodeados de imponentes cerros. Las panorámicas son magníficas, los arroyos forman frecuentes saltos y pozos, se aprecian varias cascadas de diversos tamaños y hay muchas posibilidades de observar cóndores y huemules.

Época adecuada

Desde Noviembre a Abril. Esta ruta se realizó en Enero y fue necesario desviar algunos tramos por nieve todavía dura. Por tanto en otras épocas el paso seguramente será totalmente obstruido por nieve.

Acceso

En vehículo propio

Desde Coyahique se debe tomar la carretera austral rumbo sur, unos 30 kilómetros hasta la localidad del Blanco. Una cuadra antes del Control de Carabineros se dobla a mano derecha por una ruta de ripio,cruzando el puente sobre el Río Blanco.

Aproximadamente un kilómetro después hay una bifurcación señalizada donde se debe tomar a mano izquierda la ruta X698, camino de ripio en regular estado. Unos 10 kilómetros mas adelante se comienza a ver el lago, debe continuarse hasta el final del mismo hasta encontrar un desvío a mano izquierda que lleva al desagüe donde hay una pequeña hidroelectrica. En este lugar, frente a un portón cerrado con llave, puede dejarse estacionado el vehículo.

En transporte público y autostop

Partiendo de Coyahique hay transporte frecuente hacia El Blanco en cualquiera de los transfer que van al aereopuerto o bien en los buses que van al sur por la carretera austral.

Desde el Blanco no existe ningún transporte público hacia Lago Monreal, por lo que es necesario caminar, (aproximadamente 16 kilómetros hasta el inicio de la ruta), o hacer dedo. Aunque el tráfico es escaso, los pobladores suelen ser muy solidarios con los turistas y llevarlos fácilmente.

Una vez en el lago se debe caminar hasta el final del mismo, donde se observa a mano izquierda una casa azul de techo rojo y numerosos galpones. Si se va a pie se puede pedir permiso en la casa de la amable familia Arriagada y pasando las tranqueras llegar al desagüe del lago frente al cual hay un portón cerrado con llave.

Descripción de la ruta

La ruta comienza cruzando el portón y continúa por un camino vehicular privado que comienza a ascender. Doscientos metros después de cruzar una primera tranquera se debe ignorar un desvío a la izquierda y seguir subiendo a mano derecha por la misma vía, pasando dos tranqueras más.

El camino va empinándose poco a poco entre praderas y campos de pastoreo. Al cabo de aproximadamente 3 kilómetros, se llega a un sector plano donde se observa a mano derecha un cartel que indica la entrada a la reserva Cerro Castillo. Debe desviarse por dicho letrero empezando un empinado ascenso por una amplia senda bajo el bosque de lengas, antiguo camino maderero.

Tras unos minutos de subida se llega a un portón con otro letrero de mayor tamaño que indica el inicio de la Reserva. Unos 100 metros después del portón hay una bifurcación en la cual debe seguirse a la izquierda,( waypoint izq). Desde allí disminuye la pendiente y la senda maderera continúa con pequeños ascensos y descensos hasta llegar a un pequeño arroyo que debe vadearse.

El vado es sencillo y el camino prosigue en frente, unos trescientos metros después se llega a una pradera donde hay un alero rocoso y un buen lugar de campamento en caso de que no se desee regresar esa misma jornada. En este punto la senda se hace mas confusa y aparecen dos alternativas.

Se puede continuar por la difusa huella de carretas unos cinco minutos hasta un segundo vado, pasado el cual se observa un mallín bastante grande. Si la temporada ha sido seca se puede cruzar directamente el mallín casi por el medio de él y con un poco de cuidado se evita mojarse los pies. También se puede ir a mano derecha hacia el bosque que bordea el mallín y buscar la senda de la segunda alternativa.

Esta segunda opción es la que figura en el track. Consiste en desviar a la derecha al pasar el alero, siguiendo la dirección que indica una estaca de madera clavada en el piso. Se recorren unos 200 metros muy confusos, casi sin senda, hasta llegar al arroyo donde hay un puente caído. Allí se debe vadear (waypoint vado2), y enfrente se toma un sendero pequeño pero claro que comienza a rodear el mallín por su lado Norte. Esta senda por momentos sale del bosque, cruzando partes de mallín y tornándose poco clara. En el waypoint "estaca" el track se sale un poco de la ruta adecuada por un error, resulta mas conveniente seguir las estacas en medio de la zona pantanosa para retomar mas adelante el sendero.

Con cualquiera de estas posibilidades se debe cruzar gran parte del mallín. Poco antes de llegar al final de este hay que cruzar al lado sur,( izquierda), rumbo al waypoint "salida mallín". Una vez en este punto se retoma un sendero muy claro que sube suavemente una ladera de hermosos bosques de lenga cubiertos de liquenes.

En unos minutos se llega a unas flechas de madera en una bifurcación, para ir al mirador se debe continuar al frente siguiendo la senda mas marcada para llegar 200 metros después a una amplia terraza rocosa desde la cual la panorámica es espectacular: a la derecha se observan amplios valles y el sector Noreste del Lago Paloma, mientras que a la izquierda aparece la parte Suroeste del Paloma, su desembocadura en el Lago Azul y la parte posterior del Macizo Cerro Castillo. Además en este lugar es frecuente la aparición de cóndores que anidan en las grandes rocas vecinas.

Desde la bifurcación sigue el sendero muy bien demarcado, bajo un hermoso bosque de lengas. A los trescientos metros se pasa por un pequeño claro que debe bordearse por la izquierda, retomando luego la senda. Se va faldeando suavemente en ascenso, cruzando pequeños cauces de agua, algunos con pequeños puentes rústicos. Se observan algunas señales en pequeños palos rojos a nivel del suelo.

Tras aproximadamente un kilómetro desde el desvío al mirador, se desciende a un pequeño y encajonado estero, el cual debe cruzarse. El cruce es sencillo, posiblemente no sea necesario mojarse los pies. Al otro lado la senda continúa, aunque transformada en un senderito muy pequeño, que sube entre tramos rocosos y tramos de bosque. Hacia abajo del estero se observa una bonita cascada que se forma al caer rumbo el lago.

Se suben cerca de cien metros por la estrecha senda, el último tramo de bosque se debe prestar mucha atención pues apenas si se percibe su trazado. Tras este breve ascenso se sale definitivamente de la vegetación, en este punto desaparece por completo la senda: hay que doblar a la izquierda y comenzar a subir por el borde de los árboles. Aunque se asciende sin senda alguna y con algo de pendiente, el avance no es difícil, ya que el terreno, arenoso con vegetación rastrera, es suficientemente firme. Mientras se sube se aprecia una bonita panorámica de los lagos Paloma y Azul, mientras al fondo el Lago Desierto se distingue mejor que desde el mirador.

A la derecha se observa una punta rocosa detrás de la cual aparecerá una señal de piedra. Después de unos trescientos metros de ascenso se debe buscar esta indicación y subir por el terreno pedregoso aledaño. Viene un corto tramo en el que se continúa subiendo entre las rocas que van formando terrazas; aunque no hay sendero definido, a ratos se observa un esbozo de senda.

Siempre buscando el paso más expedito, cien metros después de la primera, aparece una segunda señal en la última terraza: un lugar que parece bloqueado por la lenga achaparrada. Hay un cruce escondido casi a la misma altura de la señal, solo se deben atravesar unos tres metros para salir a una ladera pedregosa por la que debe proseguir el ascenso.

Allí hay que subir en diagonal hacia el sureste, para rodear por la izquierda la cumbre del cerro. El terreno es despejado y la pendiente moderada, de modo que no existe ninguna dificultad. Al fondo a la derecha, abajo de la cumbre, se puede observar el valle de un río: el que se deberá buscar próximamente.

Unos doscientos metros después de la segunda señal se llega al filo del cerro, tras el cual aparece una amplia pampa, donde numerosos cauces van formando un arroyo. Hay que continuar bajando suavemente hacia la pampa, siguiendo por la derecha del valle. Unos seiscientos metros más adelante se debe doblar a la derecha, comenzando a remontar un pequeño curso de agua. Se asciende por el cajón que ha formado el cauce al descender; no hay ningún tipo de senda pero el terreno es despejado, sin dificultad alguna. Se puede subir por cualquiera de las orillas, el track registra unos doscientos metros por el costado derecho y los cuatrocientos restantes al lado opuesto. Este recorrido se realizó para evitar algunos neveros y zonas inundadas por nieve derretida, pero cualquier trayecto hacia el portezuelo es válido.

Después de aproximadamente setecientos metros de subida se alcanza el punto máximo: desde allí hay una excelente panorámica de cumbres rocosas y, hacia abajo, el valle que se debe alcanzar. Para evitar los terrenos expuestos del acarreo, se optó por descender por el bosque. Debe tenerse en cuenta que no hay ningún tipo de senda, y que debe llegarse al río en el punto donde termina la vegetación. Por tanto existen muchas posibles rutas diferentes de la que se llevó a cabo.

En este caso se descendió casi directamente al borde de la lenga, que se alcanza aproximadamente en doscientos metros. Se ingresó al bosque justo al lado izquierdo de un pequeño curso de agua que viene desde el portezuelo,(así figura en el track); pero al descender tuvo que cruzarse la hondonada que forma este cauce, y el cruce no fue tan fácil, de modo que se recomienda entrar a los árboles a la derecha del arroyito.

Una vez se entra al bosque se sigue bajando buscando el terreno más adecuado: la pendiente es muy fuerte, pero no hay demasiadas ramas obstruyendo el paso y los árboles ayudan a sujetarse para descender con tan fuerte inclinación. Aunque la dirección a seguir la del río principal justo antes del inicio de la vegetación, (es decir hacia el costado izquierdo); el descenso se realizó levemente hacia el lado derecho, por encontrarse una pendiente más moderada. Posiblemente si se logra un descenso en diagonal a la izquierda, será más corto el trayecto; pero hay que tener en cuenta que deben cruzarse dos afluentes, los cuales descienden formando profundas hondonadas que pueden complicar el paso.

En el recorrido aquí registrado se cruzó el primer afluente ya bastante cerca de su desembocadura en el río, después de casi kilómetro y medio de arduo descenso. El cruce fue sencillo y en condiciones normales puede realizarse sin mojarse los pies.

Una vez se cruzó este estero se buscó la orilla del río y se comenzó a subir por ella. Aunque sigue sin existir senda alguna, el bosque es bastante abierto y la pendiente moderada, de modo que el avance fue fácil hasta encontrar, aproximadamente medio kilómetro después, el segundo afluente, cuyo cruce tampoco representó mayor dificultad ni requiere ingresar al agua en caudales promedio.

Tras pasar el segundo afluente se debe buscar alejarse de la orilla del cauce principal, ya que viene un sector de grandes cascadas que hace imposible continuar por el borde del agua. Buscando el bosque más abierto posible, se tomó una diagonal a la izquierda hasta sobrepasar la cota de los 1500 metros. Una vez allí hay que seguir faldeando paralelo al curso de agua; por instantes entre los árboles se pueden observar las grandes y hermosas caídas de agua que obligaron a tan abrupto ascenso.

Siguiendo aproximadamente a esta altura, se sale de la vegetación antes de transcurrir un kilómetro desde el cruce del segundo afluente.Bordeando el bosque se busca metros más adelante un terreno pedregoso por el cual se desciende a la orilla del río principal. Comienza entonces un hermoso y tranquilo trayecto en el que se asciende sin obstáculos por la ribera, mientras el cauce desciende formando bonitos pozos y saltos; a los costados majestuosos cerros encierran el valle y de sus laderas descienden cascadas aportando sus aguas al curso de agua central.

Hasta el portezuelo son aproximadamente tres kilómetros de subida en pendiente moderada, sin sendero pero con frecuentes señales en piedra que pueden observarse desde lejos. Las señales indican el cruce del río a mediados del recorrido, lo cual recorta una curva del estero; el cruce con caudales moderados puede realizarse sin ingresar al agua. Si el río estuviese algo crecido es posible,sin problemas, continuar por la misma margen hasta alcanzar el portezuelo.

Una vez terminado el ascenso la ruta continúa bajando por el curso de otro arroyo que desciende al Valle del Río Turbio. En este tramo se encontró nieve bastante dura cuando se realizó la ruta, lo que obligó a dar algunos rodeos. Aunque el track tomó inicialmente el lado izquierdo, luego fue necesario desplazarse hacia el costado derecho, dónde superando una pequeña loma se volvió a descender a orillas del estero. Este tramo se avanza por terreno pedregoso bastante transitable, sin mayores dificultades. Si la nieve obligase a dar un rodeo, indudablemente conviene tomar la derecha desde el portezuelo mismo, ignorando el rodeo por la izquierda que figura en el track; sin nieve obviamente resulta más conveniente seguir el centro del valle.

Se debe dejar el estero doblando a la izquierda cerca de un kilómetro después del portezuelo, (distancia registrada en el track incluyendo los rodeos, por tanto algo menos si se toma el valle directamente). Sigue sin existir senda alguna, pero reaparecen las grandes señales indicando el sitio de giro y marcando la dirección a seguir en el siguiente tramo.

Al doblar se va faldeando el cerro por material de acarreo, en una pendiente moderada, buscando el valle del próximo estero en dirección Este. Por instantes se puede distinguir un esbozo de senda que va descendiendo acercándose a las orillas del nuevo arroyo. Al cabo de unos ochocientos metros desde que se dejó el anterior cauce, resulta obvio que no es posible bajar más por el costado del estero, ya que una bonita cascada impide el paso. Se debe entonces cruzar a la orilla opuesta, tampoco ahora fue necesario mojarse los pies.

Trepando a la orilla opuesta aparece un senderito pequeño, que pronto se transforma en una senda bien definida que se interna bajo el bosque alejándose del estero. Comienza un suave faldeo en descenso que antes de un kilómetro termina en un viejo camino maderero, hoy totalmente abandonado. La ruta prosigue por esta vía con tramos despejados alternando con trayectos obstruidos por renovales de lenga o troncos caídos.

Siguiendo el camino maderero durante medio kilómetro, se llega a un arroyo con una cascada en su parte alta y una señal de piedra a un costado. En este punto se interrumpe la vía por unos pocos metros: puede buscarse bajando por la derecha del estero y retomarse rápidamente para seguir descendiendo en zigzag. También es posible bajar unos trescientos metros directamente por el arroyo, sin mayores dificultades, e interceptar nuevamente el camino que cruza el cauce un poco más abajo. Está última opción es la que figura en el track.

Tras retomar la senda maderera vienen tres kilómetros siguiendo por ella en un tranquilo faldeo del Valle del Turbio, aunque bastante retirados de sus orillas. Transcurrida esa distancia se cruza un viejo puente y se intercepta el sendero del Trekking Cerro Castillo. A la izquierda se puede salir a la carretera austral en el sitio denominado Las Horquetas; mientras a la derecha se puede llegar al campamento Río Turbio de la mencionada ruta.

Tiempo Esperado

Se puede realizar en dos jornadas fuertes o tres tranquilas, debe tenerse en cuenta que hay un tramo largo sin sendero, lo que implica un avance más lento. Se sugieren los siguientes campamentos para estos casos

  • Dos jornadas:

Primer día hasta el descenso por el bosque después del primer portezuelo. Hay buenos lugares para acampar entre el primero y el segundo afluente. Unas siete a ocho horas. Segundo día más o menos la misma duración.

  • Tres jornadas

Primer día campamento en pampa antes de subir el primer portezuelo. Unas cinco horas Segundo día campamento al inicio de la senda maderera, unas seis horas. Tercer día unas cuatro horas

Permisos / Tarifas

En el portón de entrada hay letreros que buscan disuadir de cruzarlo. Los dueños del primer campo son un poco reacios a permitir el paso, sin embargo no suelen estar en su propiedad salvo los fines de semana. Si se observa vehículo en la primera casa después del portón, se sugiere acercarse a solicitar el debido permiso. Tratándose de grupos pequeños es posible que accedan a la petición, aunque puede que soliciten el pago de alguna suma, (no establecida, según el humor de los propietarios).

Otras posibilidades son llegar muy temprano, (antes de 7 a.m.) o esquivar el camino vehicular inicial cruzando por los potreros del costado derecho, lejos del campo visual de la vía. Hay paso por ese lado pero deberán pasarse numerosos alambrados. También existe forma de ingresar por la orilla Este del lago, pero se aumenta por lo menos una hora al recorrido, (posiblemente más).

Recomendaciones

Galería de fotos